A propósito del INBA: otros graves destrozos sufridos por liceos en toma

El tema de esta semana han sido los gravísimos destrozos ocurridos al interior de la toma del INBA, daños que lideran un triste ranking: el de los destrozos en las tomas de los últimos años.

Pese a que las tomas no son un fenómeno reciente -se masificaron a partir del año 2006-, en un principio estas ocupaciones dejaban pocos daños al interior de los liceos, debido a eficientes medidas de control por parte de los Centros de Alumnos. Sin embargo, tras la proliferación de grupos “ultra” (sectores vinculados al anarquismo insurreccional, o al trostkismo), el grado de violencia y daños ha aumentado considerablemente.

INBA, 2016

Barros Arana decapitado. La triste imagen de uno de los tantos óleos destrozados por los vándalos.

Barros Arana decapitado. La triste imagen de uno de los tantos óleos destrozados por los vándalos. El destacado educador que da nombre al Internado fue uno de los impulsores de la enseñanza de las ciencias en la educación pública.

A la destrucción de diversas oficinas administrativas y salas de clases, se suma el saqueo de las históricas dependencias de rectoría y la biblioteca histórica del recinto, que albergaba una valiosa colección de textos coloniales.

Entre los bienes históricos destruidos resaltan diversos óleos, libros del periodo colonial, el estante de vidrio con los trofeos conseguidos por el INBA fue destrozado y los trofeos dañados, se extravió una carta suscrita por Bernardo O’Higgins, varias esculturas y mobiliario de época resultó dañado o destruido.

Los daños totales fueron avaluados en 500 millones de pesos, considerando solo el mobiliario, vidrios, puertas y computadores dañados o inutilizados, puesto que varios de los bienes históricos son invaluables e irrecuperables.

Liceo de Aplicación, 2014

El aula magna del Aplicación fue diseñada por Eiffel. En 2014, además de rayado y rotura de butacas, sufrió la destrucción de sus sistemas de audio.

El aula magna del Aplicación fue diseñada por Eiffel. En 2014, además de rayado y rotura de butacas, sufrió la destrucción de sus sistemas de audio.

Con gran alegría, en octubre de 2012 la comunidad del Liceo de Aplicación regreso al tradicional edificio emplazado en Cumming con Romero, luego de peregrinar por varios recintos desde el año 2008, cuando un derrumbre obligó a clausurar el emblemático liceo, para efectuar una remodelación y refacción de las dependencias.

Pese a que en dicha fecha la comunidad recibió un colegio completamente renovado, y en óptimas condiciones, dicho estado no duraría mucho tiempo.

Tras el desalojo del liceo que puso término a una ocupación del recinto, las autoridades constataron innumerables destrozos y daños en el edificio patrimonial, los que incluyeron daños en el sector del aula magna, antiguo gimnasio del liceo, y uno de sus espacios más valiosos e icónicos.

La escalada de violencia en el plantel, duramente criticada por alumnos, ex-alumnos y profesores, habría sido propiaciada por el colectivo “Aplica Praxis”, vinculado a “secundarios en rebeldía (SER)”, que en ese entonces tenían relativa importancia en el liceo.

Liceo Cervantes, 2014

Un "laboratorio" de producción de bombas de pintura fue encontrado al interior del Liceo.

Un “laboratorio” de producción de bombas de pintura fue encontrado al interior del Liceo.

Al igual que el Liceo de Aplicación, el 2014 el Liceo Miguel de Cervantes sufrió millonarios destrozos a consecuencia de la toma de dicho año. Producto de los destrozos, la Municipalidad de Santiago comenzó a desalojar todo establecimiento ocupado.

Además de los daños sufridos en infraestructura, al interior de salas se descubrieron verdaderos laboratorios de producción de cócteles Molotov y bombas de pintura.

Instituto Nacional, 2014 y 2013

El Ex Rector Fernando Pérez inspecciona los daños producidos por el incendio de 2014.

El Ex Rector Fernando Pérez inspecciona los daños producidos por el incendio de 2014.

Nuestro colegio, lamentablemente, no ha estado exento de estos tristes episodios. Dos destrozos son dignos de destacar: el incendio de la entrada de Arturo Prat 53, en 2014, y la destrucción patrimonial sufrida por rectoría en 2013, sumado a graves daños en oficinas administrativas a consecuencia de la toma.

En 2014, la toma del Instituto debió ser suspendida abruptamente luego de declararse un incendio de grandes proporciones en el sector de bodegas aledaño al acceso de calle Prat Nº53, que consumió muebles almacenados, y destruyó dicho acceso al establecimiento, el que hasta hoy permanece clausurado.

Destrozos en rectoría tras la turba de 2013.

Destrozos en rectoría tras la turba de 2013.

En 2013, una turba encabezada por el presidente de CAIN Triztán Zamora (cercano a “Juventud Rebelde”) realizó una protesta en oficinas de rectoría, destruyendo una centenaria mesa y varias sillas históricas, en un hecho que fue repudiado en forma transversal por la comunidad.

El año anterior, durante el apogeo del CAL (colectivo anarquista cercano al FEL), se produjo la destrucción de un centenario collage con imágenes de profesores… entre ellos Diego Barros Arana, quien casi pierde la cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s