[Columna] El Instituto Nacional y su futuro

“Tengo la profunda convicción de que el futuro de la educación chilena, tiene directa relación con el futuro de la Educación pública, sin el fortalecimiento y desarrollo de ésta no habrá educación de calidad ni equidad educativa”

 Por: Fernando Rubén Pérez Barrera,

Rector del Instituto Nacional.

nPZo_MAeuI6dGM36rdAOrHNac6rZ7F53PvkQ3BeHKic,8jz4FQLKTGDDD7GOJtnMa02txhAHCSfmUfa04zShzeY,TJVw1DmVKtf7fJCS3b5evm2pnHkO0XDTJu0l4fr_svs

SI BIEN EL epílogo de un año no es en sí mismo el fin de una etapa, es un momento propicio para detenerse y contrastar nuestra hoja de ruta personal, con la carta de navegación que incesantemente enriquecemos a través de nuestro deambular.

Los últimos años para el Instituto Nacional no han sido fáciles, fiel a su carácter de institución fundante de la República, no ha podido ni querido estar ausente del   vertiginoso proceso de cambios que la sociedad chilena ha experimentado el último decenio.

No obstante, hemos avanzado en la tarea de dotar al colegio de una nueva institucionalidad, donde hemos construido de manera colectiva y democrática un marco de convivencia propicio para abocarnos a tareas superiores, los desafíos pendientes son abrumadores y exigen de todas nuestras energías, voluntad e ingenio para enfrentarlos.

Es cierto que la educación chilena ha experimentado importantes avances durante la última década pero estos son insuficientes y la ciudadanía ha expresado su molestia de manera prístina. Es la estructura misma del sistema la que está en cuestión y la demanda es una Educación Pública de calidad, mayor responsabilidad del Estado, más equidad y menos segregación.

El Instituto Nacional, “Buque Insignia” de la Educación Pública, debe responder a estas acuciantes demandas de la sociedad, más aún cuando la profunda crisis de la educación pública y la primacía del mercado han debilitado y oscurecido los objetivos que colegios como el nuestro persiguen, posponiendo la necesaria discusión acerca del perfil del Instituto Nacional del siglo XXI y su relación con el progreso y desarrollo del país.

Tengo la profunda convicción de que el futuro de la educación chilena, tiene directa relación con el futuro de la Educación pública, sin el fortalecimiento y desarrollo de ésta no habrá educación de calidad ni equidad educativa.

Sin duda este desafío nos interpela, debemos avanzar sin detenernos en la tarea de construir las bases del Instituto Nacional de la presente centuria, para entregar a los niños y jóvenes de Chile una educación integral e innovadora que deje atrás prácticas pedagógicas obsoletas y apunte a la formación de egresados con las habilidades necesarias para el siglo XXI,  con capacidad cognitiva para reinventarse laboralmente y continuar aprendiendo a lo largo de la vida, aporte necesario para reponer a la Educación Pública como viga maestra de una educación moderna, democrática, republicana y equitativa.–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s